Browsing News Entries

El Presidente de la Conferencia Episcopal hace un llamado a la oración y el apoyo para todos los afectados durante las tormentas y el extremo clima invernal

WASHINGTON—El arzobispo José H. Gomez de Los Ángeles, presidente de la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos (USCCB) hizo hoy un llamado a la oración y apoyo a todos los que han muerto y quienes han resultado heridos en las recientes tormentas de invierno, al tiempo que alienta la esperanza y el apoyo generoso al comienzo de esta Cuaresma.

La declaración completa del arzobispo Gomez es la siguiente:

"Me uno a mis hermanos obispos para orar por todos los que han muerto y resultado heridos en las recientes tormentas invernales. Oramos especialmente por los que no tienen electricidad ni calefacción y por los socorristas que ofrecen ayuda a los que tienen necesidades urgentes. En nuestra limosna de Cuaresma, encontremos formas concretas de ayudar a nuestros hermanos y hermanas. Encomiendo a los que sufren al Corazón Inmaculado de nuestra Santísima Madre María. Que les conceda todo consuelo y paz”.

Se pueden hacer donaciones a Caridades Católicas USA en www.CCUSA.online/weather

###
Contactos de prensa:
Chieko Noguchi o Miguel Guilarte
202-541-3200

Presidentes de la USCCB y el Comité de Migración Celebran el Compromiso de la Administración con el Programa DACA y una Legislación para la Reforma Migratoria

WASHINGTON – Ayer, el presidente Joe Biden emitió un Memorando que preserva y fortalece el programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA, por sus siglas en inglés). El programa DACA se implementó en 2012 y ha permitido a unos 800.000 jóvenes, que pagaron una tarifa y se sometieron a una verificación de antecedentes, la oportunidad de trabajar legalmente, acceder a oportunidades educativas y no temer la deportación. Se ha estimado que los beneficiarios de DACA contribuyen con más de $42 mil millones anuales a la economía de Estados Unidos.

El arzobispo José H. Gomez de Los Ángeles y presidente de la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos (USCCB) y el obispo Mario E. Dorsonville, obispo auxiliar de Washington y presidente del Comité de Migración de la USCCB emitieron la siguiente declaración conjunta:

“Recibimos con satisfacción el anuncio que preserva y fortalece el Programa DACA. Durante años, los jóvenes beneficiarios de DACA han enriquecido a nuestro país. Contribuyen a nuestra economía, son veteranos de nuestro ejército, destacados académicos en nuestras universidades y líderes en nuestras parroquias y comunidades. Ellos y sus familias merecen certeza, compasión, generosidad y justicia.

Aplaudimos la reinstauración del programa DACA por parte del presidente Biden, y también alentamos encarecidamente a él y al Congreso de Estados Unidos a promulgar de inmediato una legislación que proporcione un camino hacia la ciudadanía para los Soñadores. La protección legislativa permanente que supere el partidismo y ponga en primer lugar la dignidad humana y el futuro de los ‘Dreamers’ ha sido esperada por mucho tiempo.

La protección para los Sonadores debe ser sólo el primer paso en la reforma sistemática de nuestras obsoletas leyes de inmigración. Ahora es el momento de avanzar de manera bipartidista para arreglar nuestro roto sistema de inmigración.

También agradecemos los esfuerzos del presidente para elaborar inmediatamente un proyecto de ley de reforma migratoria y esperamos revisarlo. Continuamos pidiendo una reforma migratoria que proporcione un camino hacia la ciudadanía para los Soñadores y los indocumentados, defienda la inmigración basada en la familia, respete el debido proceso y el estado de derecho, reconozca las contribuciones de los trabajadores, proteja a los vulnerables que huyen de la persecución y aborde la raíces y causas de la migración. 

Estamos listos para trabajar con el presidente Biden y su Administración, así como con el Congreso de Estados Unidos en este asunto urgente de la vida y la dignidad humanas".

Para obtener más información y recursos sobre DACA, favor visitar: https://justiceforimmigrants.org/what-we-are-working-on/immigration/daca-resource-page.

Para informes sobre la reforma migratoria, favor visitar el sitio web Justice for Immigrants website.

###
Contactos de prensa:
Chieko Noguchi o Miguel Guilarte

202-541-3200

Presidente del Comité de Migración Celebra los Esfuerzos Iniciales de la Administración para Reformar Políticas Migratorias y Proteger a las Familias

WASHINGTON – El 20 de enero de 2021, el presidente Joe Biden revocó la Orden Ejecutiva 13768 del 25 de enero de 2017 inherente a “Mejorar la Seguridad Pública en el Interior de Estados Unidos” e implementó 100 días de moratoria en ciertas deportaciones, permitiendo una revisión razonable de ciertas políticas migratorias vigentes para hacer cumplir las leyes.

En tal sentido, el obispo Mario E. Dorsonville, obispo auxiliar de Washington y presidente del Comité de Migración de la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos (USCCB), emitió la siguiente declaración:

“Las acciones tomadas el miércoles por la nueva Administración significan importantes pasos iniciales para asegurar que la aplicación de la ley de inmigración en nuestro país sea equilibrada y humana. Muchísimas personas han experimentado la severa aplicación de prácticas migratorias para hacer cumplir la ley en la frontera entre Estados Unidos y México y en el interior de Estados Unidos, lo que ha provocado que las familias hayan sido separadas innecesariamente. Nuestra fe católica reconoce el derecho de las naciones a custodiar sus fronteras, pero igualmente defendemos el estado de derecho sin negar el refugio a los vulnerables, al tiempo que reconocemos la importancia y la necesidad de la unidad familiar. Nos comprometemos a trabajar con la nueva Administración mientras revisa las políticas de aplicación de las leyes que preservan nuestra soberanía nacional y que, de igual manera, reconocen la dignidad humana inherente a cada persona, independientemente de su situación migratoria".

Para obtener más información y recursos sobre los esfuerzos de la USCCB para reunir a las familias separadas y crear conciencia sobre la detención de inmigrantes, favor visitar el sitio web de Justicia para Inmigrantes.

 ###
Contactos de prensa:
Chieko Noguchi o Miguel Guilarte

202-541-3200

Comunicado del Presidente de la USCCB, arzobispo José Gomez, sobre la Toma de Posesión de Joseph R. Biden Jr., Como 46º Presidente de Estados Unidos de América

Mis oraciones están hoy con nuestro nuevo presidente y su familia.

Oro para que Dios le conceda sabiduría y valor para liderar a esta gran nación y para que le ayude a superar los retos de estos tiempos, a curar las heridas causadas por esta pandemia, a aliviar nuestras intensas divisiones políticas y culturales y a unificar a las personas con una renovada dedicación a los propósitos que motivaron la fundación de Estados Unidos, una nación bajo Dios y comprometida con la libertad y la igualdad para todos.

Los obispos católicos no somos actores partidistas activos en la política de nuestra nación. Somos pastores responsables de las almas de millones de estadounidenses y defensores de las necesidades de todos nuestros vecinos.

En todas las comunidades del país, las parroquias, escuelas, hospitales y ministerios católicos forman una cultura esencial de compasión y protección al servicio de las mujeres, los niños y los ancianos, los pobres y los enfermos, los presos, los migrantes y los marginados, sin importar su raza o religión.

Cuando nosotros hablamos sobre problemas de la vida pública estadounidense, tratamos de formar conciencia y aportar principios. Estos principios se basan en el Evangelio de Jesucristo y las enseñanzas sociales de su Iglesia. Jesucristo reveló el plan de amor de Dios por la creación y la verdad sobre la persona humana, que fue creada a su imagen y semejanza, dotada de la dignidad, los derechos y las responsabilidades dadas por Dios y llamada a un destino trascendente.

Basados en estas realidades, que se reflejan en la Declaración de la Independencia y la Declaración de los Derechos, los obispos y los fieles católicos cumplen el mandamiento de Cristo de amar a Dios y amar a nuestro prójimo, al trabajar por un Estados Unidos que proteja la dignidad humana, aumente la igualdad y las oportunidades para todas las personas, y sea de corazón abierto hacia los que sufren y los débiles.

Por muchos años, la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos ha tratado de ayudar a los Católicos y otras personas de buena voluntad en sus reflexiones sobre aspectos políticos a través de la publicación de Formando la Conciencia para ser Ciudadanos Fieles. La más reciente edición aborda una amplia variedad de aspectos que nos preocupan. Entre ellos: aborto, eutanasia, pena de muerte, inmigración, racismo, pobreza, cuidado del medio ambiente, reforma de la justicia penal, desarrollo económico y paz internacional.

Con respecto a estos y otros temas, nuestra responsabilidad de amar y nuestros principios morales nos llevan a establecer juicios y posiciones prudenciales que no se alinean perfectamente con las tendencias políticas de izquierda o derecha, o con las plataformas de nuestros dos principales partidos políticos. Trabajamos con todos los presidentes y todos los congresos. En algunos temas nos ubicamos más del lado de los demócratas, mientras que en otros nos encontramos más del lado de los republicanos. Nuestras prioridades nunca son partidistas. Somos católicos en primer lugar, y solo buscamos seguir fielmente a Jesucristo y promover su visión de la fraternidad y la comunidad humanas.

Espero trabajar con el presidente Biden, su administración y con el nuevo Congreso. Como ocurre con todas las administraciones, habrá áreas en las que estaremos de acuerdo y en las que trabajaremos juntos con estrecha colaboración, pero también habrá áreas en las que tendremos desacuerdos de principios y una fuerte oposición.

Sin embargo, el hecho de trabajar con el presidente Biden será único, él será nuestro primer presidente en 60 años que profesa la fe católica. En una época de creciente y agresivo secularismo en la cultura estadounidense, cuando los creyentes religiosos enfrentan muchos desafíos, será refrescante interactuar con un presidente que evidentemente comprende, profunda y personalmente, la importancia de la fe y las instituciones religiosas. Observo con mucha esperanza y motivación la experiencia personal y piedad del Señor Biden, su conmovedor testimonio de cómo su fe le ha traído consuelo en tiempos difíciles y trágicos y su compromiso de mucho tiempo con la prioridad que establece el Evangelio para los pobres.

Al mismo tiempo, como pastores, los obispos de la nación tienen el deber de proclamar el Evangelio en toda su verdad y poder, a tiempo y a destiempo, incluso cuando esa enseñanza sea inconveniente o cuando las verdades del Evangelio sean contrarias a las direcciones de la sociedad y la cultura en general. Debo señalar que nuestro nuevo presidente se ha comprometido a seguir ciertas políticas que promoverían los males morales y amenazarían la vida y la dignidad humanas, más seriamente en las áreas del aborto, la anticoncepción, el matrimonio y el género. Es motivo de profunda preocupación la libertad de la Iglesia y la libertad de los creyentes para vivir de acuerdo con sus conciencias.

Nuestros compromisos en aspectos sobre la sexualidad humana y la familia, al igual que nuestros compromisos en todas las demás áreas, como la abolición de la pena de muerte o la búsqueda de un sistema de salud y una economía que realmente sirvan a la persona humana, están guiados por el gran mandamiento de Cristo de amar y solidarizarnos con nuestros hermanos y hermanas, especialmente con los más vulnerables.

Para los obispos de la nación, la continua injusticia del aborto sigue siendo la "prioridad preeminente". Aunque preeminente no significa "única". Tenemos una profunda preocupación por las muchas amenazas a la vida y la dignidad humanas en nuestra sociedad. Pero, como enseña el Papa Francisco, no podemos quedarnos en silencio cuando casi un millón de vidas por nacer son terminadas anualmente en nuestro país a través del aborto.

El aborto es un ataque directo a la vida que también lastima a la mujer y socava a la familia. No es sólo un asunto privado, ello genera problemáticas situaciones en aspectos fundamentales como la fraternidad, la solidaridad y la inclusión en la comunidad humana. También es una cuestión de justicia social. No podemos ignorar la realidad de que las tasas de aborto son mucho más altas entre los pobres y minorías, y que el procedimiento se usa regularmente para eliminar a los niños que nacerían con discapacidades.

En lugar de imponer más expansiones del aborto y la anticoncepción, como ha prometido, tengo la esperanza de que el nuevo presidente y su administración trabajarán con la Iglesia y otras personas de buena voluntad. Mi esperanza es que podamos iniciar un diálogo para tratar los complicados factores culturales y económicos que motivan el aborto y desaniman a las familias. Mi esperanza es igualmente que trabajemos juntos para poner finalmente en práctica una política familiar coherente en este país que reconozca la importancia crucial de los matrimonios y crianza sólidos para el bienestar de los niños y la estabilidad de las comunidades. Si el presidente, con pleno respeto por la libertad religiosa de la Iglesia, participara en esta conversación, sería de gran ayuda para restaurar el equilibrio civil y curar las necesidades de nuestro país.

El llamado del presidente Biden por una reconciliación nacional y unidad es bienvenido a todos los niveles. Es algo que se necesita urgentemente mientras enfrentamos el trauma en nuestro país causado por la pandemia del coronavirus y el aislamiento social, que sólo han agravado las intensas y largas divisiones entre nuestros conciudadanos.

Como creyentes, entendemos que la sanidad es un regalo que sólo podemos recibir de la mano de Dios. Sabemos también que la reconciliación real requiere escuchar con paciencia a quienes no están de acuerdo con nosotros y la voluntad de perdonar y superar los deseos de represalia. El amor cristiano nos llama a amar a nuestros enemigos y a bendecir a los que se oponen a nosotros, y a tratar a los demás con la misma compasión que queremos para nosotros.

Estamos todos bajo la atenta mirada de Dios, quien es el único que puede juzgar las intenciones de nuestros corazones. Oro para que Dios le dé a nuestro nuevo presidente, y a todos nosotros, la gracia de buscar el bien común con toda sinceridad. 

Encomiendo todas nuestras esperanzas y ansiedades en este nuevo momento al tierno corazón de la Santísima Virgen María, madre de Cristo y patrona de esta nación excepcional. Que ella nos guíe por los caminos de la paz y nos ofrezca la sabiduría y la gracia de un verdadero patriotismo y amor por la patria.

###
Contactos de prensa:
Chieko Noguchi o Miguel Guilarte
202-541-3200

Presidente del Comité de Actividades Pro-Vida emite un comunicado sobre la Marcha por la Vida

WASHINGTON- Los organizadores de la Marcha por la Vida 2021 anunciaron que este año el evento se realizará en forma virtual. El arzobispo Joseph F. Naumann de Kansas City en Kansas, presidente del Comité de Actividades Pro-Vida de la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos emitió una declaración sobre el cambio e invita a los fieles a participar bajo esa modalidad:

“Como tradicionales participantes en la Marcha por la Vida, mis hermanos obispos y yo felicitamos a los organizadores de la marcha por su preocupación por la vida y seguridad de todos los participantes. Los incontables y pacíficos manifestantes provida que normalmente se reúnen cada año no deben correr ningún riesgo.

Las oraciones y testimonios pacíficos deben continuar y continuarán este año, solo que en un formato diferente. Este año tengo el honor de abrir en oración esta Marcha Virtual por la Vida y los invito a que por favor se unan a mí en https://marchforlife.org/2021-virtual-events

“En preparación para la Marcha por la Vida virtual, y en observancia del Día de Oración anual por la Protección Legal de los Niños no Nacidos a celebrarse el 22 de enero, los invito a unirse a miles de católicos que rezarán una novena a nivel nacional desde este jueves 21 hasta el viernes 29 de enero. Puede recibir intenciones diarias, breves reflexiones y acciones sugeridas inscribiéndose en 9 Días por la Vida. Como parte de esta novena, las diócesis de todo el país estarán transmitiendo misas en vivo, rosarios, horas santas y otras actividades para la protección de la vida humana. Únase a nosotros en oración”.

###
 

Contactos de prensa:
Chieko Noguchi o Miguel Guilarte
202-541-3200

 

 

 

Miles de Católicos Rezarán la Novena "9 Días por la Vida" del 21 al 29 de Enero para la Protección de la Vida Humana

WASHINGTON— Los católicos de todo el país se están preparando para rezar 9 Días por la Vida, la novena anual pro-vida promovida por la Conferencia Episcopal de Estados Unidos que comienza este año el 21 de enero. Como novedad de este año, las diócesis de todo el país estarán transmitiendo en vivo los eventos diarios para la protección de la vida humana.

En la Iglesia Católica, una "novena" consiste en oraciones durante nueve días consecutivos. Esta novena pro-vida es una oportunidad para el recuerdo y la reparación con motivo del aniversario de Roe v. Wade, la decisión en el caso de la Corte Suprema que legalizó el aborto en Estados Unidos.

La intención principal de la novena es el fin del aborto. Cada intención diaria destaca un tema relacionado y se acompaña de una reflexión, información educativa y acciones diarias sugeridas. La novena abarca el Día de Oración Anual por la Protección Legal de los Niños no Nacidos el 22 de enero.

Los fieles están invitados a registrarse y podrán recibir la novena en inglés o español por correo electrónico o mensaje de texto, o acceder a ella en línea. De igual forma, quienes lo deseen pueden compartir su testimonio pro-vida e invitar a sus seguidores a orar en las redes sociales con la etiqueta #9DaysforLife. Se encuentra disponible un kit para el líder que presenta las intenciones de oración y las reflexiones diarias, entre otros recursos. También hay disponible un kit de prensa.

Patrocinado por el Comité de Actividades Pro-Vida de la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos, 9 Días por la Vida se instauró en 2013 con motivo del 40 aniversario de la decisión sobre el caso Roe v. Wade.

Para obtener información adicional y actualizaciones a lo largo de la novena, favor seguirnos en Twitter, Facebook e Instagram.


###
Contactos de prensa:
Chieko Noguchi o Miguel Guilarte
202-541-3200

Comunicado del Reverendísimo José Gomez, presidente de la USCCB, ante la celebración del Día de Martin Luther King Jr.

Durante gran parte del año pasado, Estados Unidos ha tenido en cuenta el legado de la esclavitud y la persistencia de la injusticia racial en nuestro país. Lamentablemente, sigue siendo cierto que el “color de nuestra piel” a menudo importa más en nuestra sociedad que el 'contenido de nuestro carácter', como dijo el Rev. Martin Luther King, Jr., hace medio siglo.

Este año, al conmemorar el legado de este gran estadounidense, recordamos especialmente la creencia del Reverendo King en la no violencia y el poder del amor.

Como observamos durante los hechos violentos en nuestras ciudades el verano pasado y durante la violencia que estalló nuevamente la semana pasada en el Capitolio en Washington, D.C., nuestro país se ha enojado demasiado, se ha vuelto demasiado amargado y está demasiado dividido.

Y al confrontar nuestras profundas divisiones, enfrentamos las mismas situaciones que enfrentaron el Rev. King y el movimiento de los derechos civiles. Para nosotros, también, la pregunta es cómo lucharemos contra las injusticias en nuestra sociedad, ¿cuáles medios usaremos?

En 1958, el Rev. King escribió: “En el camino de la vida, alguien debe tener el suficiente sentido común y la moral suficiente para detener la cadena del odio. Esto solo se puede hacer proyectando la ética del amor en el centro de nuestras vidas. Este es el desafío para todos los que creemos en la promesa de Estados Unidos y buscamos renovar el alma de esta gran nación.

En el espíritu del Rev. King, debemos enfrentar las fuerzas del odio y la ignorancia con el poder del amor. Debemos aprender de nuevo la sabiduría del Evangelio y amar a nuestros enemigos y bendecir a los que se oponen a nosotros. En este momento, el reverendo King aconsejaría a todos en la vida pública que busquen la reconciliación y rechacen la fácil tentación de las represalias y las recriminaciones.

No amamos a los que se oponen a nosotros porque sean amables, o incluso agradables, dijo una vez el Rev. King. Los amamos porque Dios los ama. Y con nuestro amor buscamos su conversión y amistad, no su humillación. Este es nuestro deber cristiano en este momento: ser sanadores y pacificadores, vencer el mal y la mentira, no con más de lo mismo, sino con palabras de verdad y obras de amor.

Pedimos a nuestra Santísima Madre María, Reina de la Paz, que nos guíe en este momento de transición e incertidumbre en nuestro país. Que ella nos ayude a seguir creyendo en el poder del amor.

###

Contactos de prensa:

Chieko Noguchi o Miguel Guilarte

202-541-3200

Presidente de la Conferencia Episcopal condena las protestas violentas y reza por la seguridad mientras el caos amenaza al Capitolio de Estados Unidos

WASHINGTON — El arzobispo José H. Gomez de Los Ángeles, presidente de la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos (USCCB), emitió la siguiente declaración en respuesta a la violencia de hoy en el Capitolio de Estados Unidos:

  “Me uno a las personas de buena voluntad para condenar la violencia de hoy en el Capitolio de Estados Unidos. Esto no es lo que somos los estadounidenses. Oro por los miembros del Congreso, el personal del Capitolio, por la policía y todos los que trabajan para restaurar el orden y la seguridad pública.

La transición pacífica del poder es uno de los sellos que caracterizan a esta gran nación. En este momento preocupante, debemos volver a comprometernos con los valores y principios de nuestra democracia y unirnos como una nación bajo Dios. Encomiendo a todos al corazón de la Santísima Virgen María, que ella nos guíe por los caminos de la paz y nos brinde la sabiduría y la gracia de un verdadero patriotismo y amor a la patria”.

###
Contactos de prensa:
Chieko Noguchi o Miguel Guilarte
202-541-3200

 

El Subcomité de Misiones Católicas Locales de la Conferencia Episcopal de Estados Unidos asigna $1.5 millones para la recuperación de desastres en Puerto Rico

WASHINGTON – El Subcomité de Misiones Católicas Locales de la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos (USCCB) otorgó a Catholic Extension una subvención de $1.5 millones con el fin de apoyar un esfuerzo a gran escala para la recuperación de la Iglesia Católica en Puerto Rico tras ser afectada por desastres naturales. Los fondos se utilizarán para cubrir los gastos iniciales de las seis diócesis católicas en Puerto Rico mientras se gestionan los fondos de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA), destinados a reconstruir las propiedades que aún quedaron dañadas tras los huracanes de 2017.

"El Subcomité de Misiones Católicas Locales agradece el trabajo de base innovador que el personal de Catholic Extension ha realizado en los esfuerzos de reconstrucción después de los huracanes de 2017", dijo el obispo W. Shawn McKnight de Jefferson City y presidente del Subcomité de Misiones Católicas Locales de la USCCB. “Nos complace poder apoyar su trabajo para gestionar fondos adicionales a través de FEMA y continuar con los esfuerzos compartidos para reconstruir la Iglesia en Puerto Rico”.

Se espera que la iniciativa genere varios cientos de millones de dólares en fondos federales para que las escuelas e iglesias católicas reconstruyan sus estructuras. La Iglesia Católica en Puerto Rico sigue brindando valiosa atención pastoral al ofrecer alcance espiritual, emocional y humanitario a la gente de Puerto Rico después de los huracanes. Este esfuerzo de recuperación garantizará que la Iglesia Católica en ese país tenga instalaciones adecuadas y resistentes para sus actividades pastorales en el futuro, especialmente aquellas que servirán a los pobres y vulnerables tras eventuales desastres naturales.

La asignación de esta subvención fue financiada por donaciones a colectas especiales convocadas por la USCCB para contribuir con los esfuerzos de recuperación después de los huracanes Irma y María y se suma a los $3.3 millones proporcionados directamente a cinco diócesis en Puerto Rico que solicitaron el apoyo de las colecciones especiales de la USCCB. Desde su fundación en 1905, Catholic Extension también ha apoyado financieramente a la Iglesia en Puerto Rico mediante la reconstrucción y reparación de iglesias y el apoyo a diversos ministerios en comunidades marginadas de la isla.

El Subcomité de Misiones Católicas Locales supervisa la Colecta de Misiones Católicas Locales como parte del Comité de Colectas Nacionales de la USCCB. El Subcomité financia una amplia gama de servicios pastorales, incluidos aquellos que se enfocan en actividades de evangelización, educación religiosa, capacitación ministerial para sacerdotes, diáconos, hermanas y hermanos religiosos y laicos, y apoyo a parroquias pobres en todo el país. Las diócesis de misión local se encuentran en los Estados Unidos, incluido el sur profundo, los Apalaches, las Montañas Rocosas y los territorios de Estados Unidos en el Caribe y el Pacífico.

Más información sobre las Misiones Católicas Locales, incluidos los programas que apoya y cómo se distribuyen los fondos, se puede encontrar en www.usccb.org/committees/catholic-home-missions

###

Contactos de prensa:
Chieko Noguchi o Miguel Guilarte
202-541-3200

Obispos Presidentes de los Comités de Actividades Pro-Vida y Doctrina abordan las preocupaciones éticas relacionadas a las vacunas contra el COVID-19

WASHINGTON — El 14 de diciembre, el Obispo Kevin C. Rhoades, de Fort Wayne-South Bend, presidente del Comité de Doctrina de la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos (USCCB) y el Arzobispo Joseph F. Naumann, de Kansas City en Kansas, presidente del Comité de Actividades Pro-Vida, emitieron una declaración sobre las vacunas contra el COVID-19. En su comunicado, los obispos se refieren a las preocupaciones morales derivadas del hecho de que las tres vacunas que parecen estar listas para su distribución en Estados Unidos tienen alguna conexión con líneas celulares originadas con tejidos extraídos de abortos. 
En relación con las vacunas de Pfizer y Moderna, los obispos concluyen: 
 
“En vista de la gravedad de la pandemia actual y la falta de disponibilidad de vacunas alternativas, las razones para aceptar las vacunas contra COVID-19 de Pfizer y Moderna son suficientemente válidas para justificar su uso, a pesar de su remota conexión con cepas celulares moralmente comprometidas.

Recibir una de las vacunas contra el COVID-19 debe entenderse como un acto de caridad hacia los demás miembros de nuestra comunidad. De esta manera, vacunarse de manera segura contra el COVID-19 debe considerarse un acto de amor al prójimo y parte de nuestra responsabilidad moral por el bien común”.

Con respecto a la vacuna de AstraZeneca, los obispos consideran que la misma está “más comprometida moralmente” y, en consecuencia, concluyen que esta vacuna “debe evitarse” si hay alternativas disponibles. 

"Puede resultar, sin embargo, que alguien no tenga realmente una opción para vacunarse, al menos no sin sufrir un retraso prolongado en la inmunización, lo que pudiera tener graves consecuencias para la salud de la persona y la de sus semejantes", dijeron los dos presidentes de esos respectivos comités. "En ese caso... sería permitido utilizar la versión de AstraZeneca".

Por otra parte, los obispos adviertieron que los católicos “debemos estar alertas para que las nuevas vacunas contra el COVID-19 no nos desensibilicen ni debiliten nuestra determinación de oponernos al mal del aborto en sí y al posterior uso de células fetales en la investigación”.

El comunicado completo de los obispos puede leerse aquí

 

###

Contactos de prensa:
Chieko Noguchi o Miguel Guilarte
202-541-3200